domingo, 7 de mayo de 2017

IV Trail Selva Marítima Tossa de Mar-Blanes

Los Sofokaos volvemos a dejarnos caer por la zona de la Costa Brava, esta vez para participar en el IV Trail Selva Marítima que organiza Fondistes Blanes. Somos pocos, únicamente Jero y Galán, el resto de miembros tienen otros menesteres que les impiden participar en la prueba. Nos acompañan las chicas para darnos todo su apoyo, despedirnos en la salida e irse después de tiendas: Lourdes, Miriam y Maria.

 

Decidimos madrugar para llegar con tiempo a la salida en Tossa; aparcar el coche, tomar un café, vaciar tuberías, calentar y hacer la foto previa de rigor.
El día amanece despejado, por lo que se hace imprescindible protejerse con crema solar. Gran parte de la carrera discurre por los acantilados, calas y playas de la Costa Brava y el sol nos va a acompañar durante casi toda la carrera.

La salida de Tossa desde la zona monumental del Castell es un escenario precioso para empezar la prueba, pero también provoca los primeros atascos en el camí de ronda, lo que nos obliga a caminar durante unos minutos, aunque los maravillosos paisajes junto al mar hacen que los inconvenientes de la espera sean muy llevaderos.
Los primeros kilómetros son un sendero con un continuo sube y baja por las calas, acantilados e incluso las rocas junto al agua. La verdad es que es una delicia participar en esta prueba por el tipo de paisaje tan distinto al que estamos acostumbrados cuando corremos por montaña o asfalto.
El inconveniente es el tremendo esfuerzo que supone para las piernas estar continuamente subiendo y bajando sin tener práctimente ni un kilometro llano donde relajarlas. Además, cruzar varias playas por la arena aumenta aún más si cabe el esfuerzo que hay que realizar para poder avanzar en semejante tipo de firme. 


Para las piernas de Jero esto supuso un hándicap y a partir del kilómetro 8 aproximadamente, las rampas empezaron a hacer acto de presencia, lo que hizo que en las subidas tuviéramos que ralentizar el ritmo para evitar males mayores.


El paso intermedio por el paseo marítimo de Lloret nos recuerda que ha empezado la época de masificación turística y debemos ir esquivando paseantes a lo largo de todo el recorrido hasta meternos de nuevo en los senderos que recorren la costa dirección Blanes.
La dureza y duración de la prueba se ven totalmente compensadas con la belleza de los paisajes y los jardines botánicos que se atraviesan; en esta época del año, un verdadero estallido de color para nuestros ojos.

Más tarde de lo previsto, pero felices, contentos y sudorosos, llegamos a la meta situada en Blanes donde nuestras chicas nos esperan.  Una ducha y una comida en el Corral del Pollo completan la jornada del domingo.

¡Salud y Sofoko!

Tiempos:
Jero      4:04:31
Galan    4:04:32

No hay comentarios:

Publicar un comentario